COMO PUEDEN SER NUESTRAS RELACIONES CON LOS DEMAS

INTRODUCIR EN NUESTRAS RELACIONES EL SER SIN DESCUIDAR LA FORMA

Esto se explica muy bien con una frase que hace referencia a la paternidad con nuestros hijos “Paternidad consciente” Puedes estar haciendo todo lo mejor que puedas hacer con tu hijo, pero hacer lo mejor que puedas no es suficiente. De hecho, hacer nunca es suficiente si descuidas el Ser. El ego no sabe nada del Ser, pero cree que podrás salvarte a base de hacer. Cuantas veces creemos que, en base a hacer y hacer cosas, solucionaremos todos los problemas y no nos damos cuenta que lo importante no es la forma sino el Ser, el cómo o en que está inspirada esa forma.

¿Como se introduce el ser en una relación con tu hijo o con tu pareja o con amigos?. La clave está en la atención, y hay dos clases de atención:

Atención basada en la forma, siempre se relaciona de algún modo con el hacer o el evaluar, ¿Has hecho tus deberes?, Cómete la cena, Ordena tu habitación, haz esto, deja de hacer aquello. Por supuesto la atención basada en la forma es necesaria, pero si sólo se utiliza esta faltará la dimensión más importante ya que el ser quedará eclipsado por el hacer, sólo atenderemos a las “preocupaciones mundanas” como decía Jesús.

La atención basada en el Ser, esta debe ser inseparable a la forma, y ¿Cómo funciona?

Cuando mires, escuches, toques o ayudes, debes estar alerta, inmóvil, completamente presente, sin desear nada más que ese momento, tal como es. De esa manera dejas sitio al ser. Si tú estás presente no eres el padre o la madre, no eres la forma para ellos eres la personificación de la calma, la presencia, la quietud, estas escuchando, hablando, tocando. Eres el Ser que hay detrás del hacer, y tu hijo se está dando cuanta que está aprendiendo.

Nuestras relaciones con las demás personas